domingo, 9 de septiembre de 2012

Corazón de deportista.



Una amistad que perdura en los años. Desde los tiempos del liceo, en Chillán, hasta ahora. Mi buen amigo: Luis H. Salazar Jiménez.